Blogia
No Soy Pilonga

Más de un siglo de alumbrado eléctrico en Santa Clara

Más de un siglo de alumbrado eléctrico en Santa Clara Este 28 de febrero, hace 111 años que Doña Marta Abreu de Estévez, convirtió a Santa Clara en la quinta ciudad de Cuba con alumbrado eléctrico.
La historia refleja que el gran acontecimiento ocurrió el 28 de febrero de 1895, cuatro días después del alzamiento revolucionario por la independencia de la Isla.
Para asegurar la electrificación de la ciudad, la benefactora santaclareña, adquirió una planta eléctrica en Francia, la cual instaló en las inmediaciones de la terminal de ferrocarril.
Las redes para la transmisión de la luz se extendieron desde allí hasta el parque Leoncio Vidal, en un trayecto cercano a las ocho cuadras.
Esta obra devino en una importante fuente de empleo y entre las cláusulas para regular su uso y explotación, establecidas por la insigne santaclareña, figuraban la atención al hombre.
El documento contempla asistencia médica y medicina gratuita a los obreros, el pago de certificados por enfermedad y que los patronos asumieran los gastos de los funerales, acciones inusuales en esa época.
La prensa local consideró el hecho como extraordinario y reflejó que con motivo del suceso, los residentes en la villa erigieron en la plaza una réplica de la torre Eiffel, obra que distingue la capital francesa, como referencia al lugar de donde procedía el equipo generador de electricidad.
Como iniciativa popular y para dar más colorido, la estructura fue cubierta de bombillas y flores artificiales, estas últimas confeccionadas por las mujeres.
La puesta en marcha del servicio eléctrico motivó también que alrededor del parque se levantaran 16 escudos, con dedicatorias y agradecimientos, procedentes de las diferentes localidades del territorio.
Con motivo del comienzo del alumbrado con lámparas incandescentes en Santa Clara, Antonio Berenguer y Sed, hombre de vida política activa y destacado intelectual santaclareño, compuso la letra del himno “Villaclara” y el connotado violinista y director de orquesta, Néstor A. Palma escribió la partitura musical.
El gobierno español entendió que el alumbrado público era una obra impulsada por Luis Estévez, esposo de la benemérita patriota y de vasto historial patriótico, con el objetivo de fomentar la rebeldía en el centro del país, razón por la cual tuvieron que marchar al exilio.
Marta, al saber que tenían que regresar a Europa donó la nueva planta eléctrica al Ayuntamiento de Santa Clara, al contrato de entrega añadió varias disposiciones por medio de las cuales comprometía a la municipalidad a perfeccionar el sistema, y la responsabilizó con su buen funcionamiento.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Isabel -

Muy interesante, no sabia. Sabes que Ysel tu cunada es parienta de Marta Abreu?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres