Blogia
No Soy Pilonga

Para remontar el cielo

Para remontar el cielo

 En vísperas de la partida hacia el lugar de origen, las cerca de 30 especies de aves migratorias que permanecen en Cuba durante los fríos meses de invierno en el norte, se alistan en mayo para el regreso.

Previamente las tradicionales viajeras ejecutan  una sensacional ceremonia, considerada por los expertos y amantes de la naturaleza como exquisita.

   Estudiosos de la ornitología explican que ese comportamiento dura varios días y pone en evidencia la cercanía del momento de despegue y partida. Las horas pasan en el entrenamiento constante de los músculos  para remontar nuevamente el cielo.

   La estancia en tierras cálidas por cerca de siete meses, en lugares de abundante alimentación y franco descanso provoca aumento en el  peso, lo que puede afectar el vuelo.

   El rito se ejecuta en toda la zona que habitaron, incluidas lagunas, presas, ríos y otros acuatorios, en los cuales pernoctaron los patos y otras aves migratorias, allí durante varias jornadas se aprecian vuelos circulares y fuertes graznidos.

   Nada es fortuito en el mundo animal. Los pájaros describen giros de diferentes diámetros para reordenar las bandadas, por eso repiten una y otra vez el ejercicio,  hasta que cada individuo encuentra su lugar.

   Estas sesiones de entrenamiento físico, que cada día duran más, llevan implícita la reducción del peso corporal a los límites exigidos para la gran travesía, unas libras de más pueden representar la muerte en medio del mar.

   Expertos afirman que es casi imposible precisar el momento de la salida, pues de manera monótona se suceden las horas en este extraordinario ritual.

    Un buen día y cuando nadie lo imagina, la inmensa bandada en forma de V se lanza al cielo. El más fuerte al frente, en sus bordes nuevos y viejos ocupan sus sitios, el viaje es largo y tienen que cumplir un cronograma de vuelo exacto para llegar al norte en el momento oportuno.

   El recorrido hasta el lugar de origen es difícil, pero lo vencen, porque  allá repiten cada año el apareamiento y procreación, ciclo de la vida que perpetúa su especie y que permite que los descendientes, ya crecidos, vayan a buscar el Sur, antes del próximo invierno.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Isabel -

Muy Lindo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres