Blogia
No Soy Pilonga

Quirós y el mar

Quirós y el mar

Quirós y el mar

 

Quizás sea la tranquilidad, el silencio o la calma de la inmensidad del mar lo que hizo que Ángel Quirós Espinosa se enamorara de los océanos cuando era joven. Convertido el amor en pasión, ya nadie lo desliga de las aguas saladas.

   Alto delgado, enérgico y vital, contagia a todos con su positividad e impregna a la gente de amor al trabajo, disciplina y respeto a la naturaleza. Sabe que ante el cambio climático la solución es adaptarse a partir de un estricto respeto a las normas de convivencia con el medio.

   Este Master en Ciencias  Biológicas, con 59 años de vida, es el jefe del Grupo de Ecología Marina del Centro de Estudios y Servicios Ambientales en Villa Clara y actualmente dirige el Parque Nacional Los Caimanes.

   Con la locuacidad que le caracteriza afirma que atesora entre los momentos más importantes de su vida el encuentro que sostuvo el 12 de septiembre de 1998, con Fidel Castro antes de iniciarse las obras constructivas del vial que uniría la Isla de Cuba con cayo Santa María.

   Acometió el proyecto “Monitoreo ecológico del efecto del pedraplén en el ambiente marino a Cayo Santa María y todavía siente placer en explicar una y otra vez las exigencias técnicas que posibilitaron que la obra recibiera el Premio Internacional Puente de Alcántara.

   Viajero incansable, conoce de lugares bien conservados y de desastres que pudieron evitarse. Entre los sitios que más le  impactaron están las Islas Galápagos, las de Pascua y Belice, Los Andes Bolivianos, el Amazonas, y los bosques de Bielorrusia.

   Ecologista nato y defensor del mar a ultranzas, prefiere comer pescado, en todas sus formas, claro, sin romper el equilibrio del medio, explica jaranero su predilección.

   Por su andar y la piel curtida debido al sol de las navegaciones parece un viejo capitán de barco que anda por la tierra, nunca falta en sus manos un buen libro, y está pronto a establecer conversaciones sobre cualquier tema.

   De vida sencilla ve pasar los días acompañado de sus dos amores, Maria Elena Perdomo, esposa y compañera en el quehacer científico, y Mae, una perra schnauzer, ganadora de premios de belleza en certámenes internacionales, que además, como él recalca, es muy inteligente.

   Marxista y pedagogo por más de 20 años, sabe que las soluciones ambientales requieren un pensamiento global, pero con enfoques locales y que la educación es determinante, como en  Carahatas, en Quemado de Guines, donde los residentes han devenido en cuidadores de  flamencos y suelos marinos.

   Y aunque no piensa en retirarse, sí se preocupa por el relevo, conoce que un especialista en ecología requiere años para formarse debido a las peculiaridades del trabajo y el momento crucial por el que atraviesa la especie humana. (Por Marta Hernández Casa)    

mhc/arh 10 0400

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Ana Maria Perez Garcia -

Angelito quiros,uno de mis mejores amigos del Pre,todavia recuerdo nuestras discusiones cientificas,ya hace mucho tiempo.Continua con la misma frescura de pensamientos que cdo jovenes.Que se mantenga asi por mucho tiempo.Felicidades por el blog
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres